Conceptos Básicos y aplicaciones.

 

Se llama auditoría financiera al proceso que concluye con la emisión de un informe en el cual se revela la opinión profesional de un contador público colegiado sobre la situación financiera de una empresa u organismo.  Éste implica el análisis de los estados financieros, para lo cual es necesario se reúna material probatorio; ya que el dictamen o certificación que produce habla de la legitimidad de la presentación de los estados financieros, de conformidad con los principios contables generalmente aceptados u otros principios aplicables según trabajos especiales.

 

¿Desde cuándo es importante la auditoría?  Antecedentes.

 

Desde la Edad Media ya eran muchas las asociaciones que ejercían la auditoria a diversas industrias de la época; específicamente en Europa.  Pero no es sino hasta la revolución industrial cuando se habló propiamente de directrices sobre las técnicas contables conocidas,  para atender a las grandes empresas donde la auditoría pasó a ser requerida.

 

Pero podemos hablar de auditoría propiamente, en el siglo XIX, hacia el año 1862 cuando aparece por primera vez la profesión de auditor o de desarrollo de auditoría bajo la supervisión de la ley británica de Sociedades anónimas.  Creada entonces para prevenir todo tipo de fraude en las cuentas, a través de una correcta inspección de las cuentas por parte de personas especializadas que fuesen a su vez ajenas al proceso y que garantizaran los resultados.

 

En 1940 los objetivos de las auditorias abarcaban ampliamente las posiciones financieras de la empresa; a fin de establecer objetivos económicos en función de dichos estudios. Paralelamente a la auditoria ya extendida por América, aparece también el antecedente de la auditoría interna y auditoria de gobierno que en 1921 fue establecida de manera oficial mediante la construcción de la Oficina general de contabilidad.

 

Podemos decir entonces que la auditoria se basa en aquellos exámenes que se le aplican a las demostraciones y registros administrativos en una entidad comercial.  Para ello en la auditoría debe observarse con exactitud la autenticidad de las demostraciones que se encuentran plasmadas en los registros.

 

¿Y cuáles son los tipos de auditoría?

 

Podemos hablar de una diversificación o ramificación de la auditoría: interna y externa. 

 

En ambos casos es importante que al planear la auditoría el practicante idee una estrategia que le permita considerar los controles internos del cliente (interno o externo) y practicar pruebas sustantivas. Esta estrategia debe documentarse en los “papeles de trabajo”.

 

Auditoría Interna: Refiere al examen detallado de un sistema de información perteneciente a una unidad económica, que es llevado a cabo por un profesional del área (o equipo multidisciplinario) utilizando diferentes técnicas estandarizadas; con el objeto de formular sugerencias para mejoras. Los informes derivados no tienen ninguna trascendencia por lo que este tipo de auditoría jamás se lleva a cabo bajo la figura de la Fe Pública.

 

La auditoría interna es realizada (generalmente) por personal de la empresa; de alí el nombre de “auditor interno”, teniendo como responsabilidad la supervisión constante sobre el control de las operaciones financieras; su preocupación reside en el mejoramiento de los controles y procedimientos  que consolidan una operación eficaz.

 

Auditoría Externa: Por su parte la “externa” es el examen crítico realizado por un contador público (ya sea independiente o perteneciente a una forma de contadores) que realiza el trabajo de auditoría; siendo entonces un ente “NO RELACIONADO” laboralmente con la empresa sujeta a revisión.  El profesional de auditoría externa  tiene como función emitir una opinión sobre la forma en la cual opera el sistema de dicha empresa; en el sentido de estados financieros; demás registros y controles internos (ajustados a ley y a prácticas estándar). La auditoría externa obliga a los contadores públicos a poseer una completa credibilidad ya que estos exámenes se realizan bajo la figura de “Fe Pública” y comportan responsabilidad profesional, civil, fiscal y penal.

 

La auditoría interna y externa radica aplican muchos procedimientos comunes; pero su diferencia crucial es el tipo de relación que se tiene con la empresa sujeta a revisión; por lo cual el destino de la información emitida es distinto. La Interna como insumo “ad intra”  y la externa como “ad extra”; correspondiéndole la responsabilidad de “Fe Pública”

 

La más común y abarcante de las auditorías es la llamada auditoría financiera; que refiere al proceso que concluye con la emisión de un informe en el cual se revela la opinión profesional de un contador público colegiado sobre la situación financiera de una empresa u organismo. Ahora bien; este proceso se lleva cabo mediante un elemento denominado evidencia auditorial, debido a que el auditor correspondiente realiza su trabajo posteriormente a las operaciones de la empresa.

 

La auditoría financiera comprende varios espectros en cuanto a las auditorias aplicadas en una empresa; por ejemplo, nos encontramos con la auditoria de cumplimiento, que se trata de realizar un examen con el fin de comprobar que las operaciones financieras, administrativas, económicas o de otra índole, sean realizadas según las normas legales, el regalamiento y los procedimientos que les sean aplicables. Esta rama de la auditoría financiera se pone en práctica a través de la revisión de documentos legales y técnicos para determinar si los procedimientos que se llevan a cabo en la empresa son realizados bajo la normativa correspondiente. Por otra parte, la auditoría financiera nos presenta las auditorias correspondientes a la gestión y resultados, que por su parte, tienen como objeto el examen sobre la gestión que se lleva en una empresa, con el propósito de realizar una evaluación acerca de la eficacia de los resultados con respecto a los objetivos previstos en una empresa.

 

En este caso debemos decir que representa una herramienta de apoyo para la gestión empresarial, en la cual se puede conocer toda variable, y los distintos recursos de control que se deben poseer en cualquier empresa.  Este elemento de la auditoría financiera suele considerar la descripción y el análisis sobre el control estratégico junto con un análisis del control como factor clave en cuanto a la competitividad comercial y financiera. Por su parte la auditoria operativa, también forma parte del grupo de conforma a la auditoria financiera; en este caso se trata de el examen sistemático de la totalidad o parte de las actividades que se realizan en una entidad empresarial, junto con sus unidades integrantes operacionales especificas.

 

Su propósito es el de realizar la determinación de los niveles de efectividad que fueron alcanzados por la organización empresaria, y formular algunas recomendaciones que puedan resultar útiles para una mejora de las operaciones que fueron evaluadas. La auditoria operativa es la que se encuentra relacionada con aquellos objetivitos de eficacia, eficiencia y economía. Por último no podemos dejar de mencionar a las auditorias y a los planes de desarrollo empresarial, ya que es una de las partes más importantes que posee la auditoría financiera. En este caso debemos decir que se trata más bien de una auditoria a los recursos humanos de los que dispone una empresa. En este sentido, la misma examina el comportamiento de los individuos empleados, sus metas personales, su eficiencia en la labor que deben desarrollar, su estado anímico con respecto al ambiente laboral, y especialmente, la contribución que éstos hagan al alcance de las metas que la empresa persigue. La auditoria financiera, como cualquier otra actividad, necesita poseer un buen planeamiento que le permita un desarrollo eficiente y oportuno.

 

Otros tipos de Auditoría:

- Auditoria de calidad

- Auditoria de sistemas

- Auditoria informática

- Auditoria financiera

- Auditoria contable

- Auditoria de cuentas

- Auditoria fiscal